facebook   twitter   youtube 

Peñalosa no dialoga ni negocia

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

Angel PerezLa actitud intransigente del alcalde mayor de Bogotá no solo crea resistencia entre la gente sino que lleva a errores que impiden su progreso. Los colegios por concesión y la contaminación de los buses son dos pruebas muy tangibles.     

Ángel Pérez Martínez*

Un alcalde terco

Enrique Peñalosa logró que el Concejo de Bogotá le autorizara el uso de vigencias futuras para que trece nuevos colegios puedan funcionar durante los próximos diez años (2019 a 2028) bajo la modalidad de concesión a operadores privados. Con esto da continuidad a uno de los programas que había comenzado en su primer gobierno.

Es lo mismo que ha hecho Peñalosa en relación con Transmilenio, con el metro o con las propuestas de renovación urbana, decisiones con las cuales nos demuestra que volvió para terminar una obra de gobierno que había sido  prevista desde 1998.

Pero la terquedad del Alcalde también implica rigidez o inflexibilidad. Una vez elegido,  Peñalosa no intentó negociar ningún tipo de acuerdo con los 34.889 docentes oficiales de Bogotá, ni con el resto de la comunidad, es decir, lo 800.000 estudiantes y más de 1.200.000 padres de familia que se benefician de los colegios oficiales.  

Es más: Peñalosa optó por el modelo de colegios en concesión a sabiendas de que no era del agrado de los docentes oficiales, quienes lo consideran un paso hacia la privatización. Así perdió el aval de gran parte del profesorado en Bogotá -y en resto de Colombia-. 

Educación desigual

Colegios en Bogotá.
Colegios en Bogotá.  
Foto: Alcaldía Mayor de Bogotá

Según la Secretaría de Educación, los colegios por concesión cuentan con un mejor clima escolar, vínculos más estrechos con instituciones de educación superior y registran tasas de deserción menores que la que de los colegios públicos.

Sin embargo, la Asociación Distrital de Educadores (ADE) afirma que las condiciones laborales para los profesores de esos colegios son injustas, pues tienen que trabajar los sábados y los contratos son a término definido, de modo que reciben salario 10 meses al año.

En Bogotá los niños maltratados, desplazados y con atraso van a los colegios oficiales, mientras que los pobres más hábiles se pelean por un cupo en los colegios en concesión. 

Si bien estos colegios ofrecen mejores condiciones para los estudiantes que las instituciones oficiales, su efecto para el sistema educativo es mínimo, pues mantienen los altos niveles de desigualdad que caracterizan a nuestra ciudad. Así, en Bogotá los niños maltratados, desplazados y con atraso van a los colegios oficiales, mientras que los pobres más hábiles se pelean por un cupo en los colegios en concesión.

La lista de exclusiones no termina ahí. En 2004, el entonces alcalde Garzón denunció que, de 710 sedes educativas oficiales, 434 podían derrumbarse en cualquier momento. Así mismo, el entonces alcalde señaló que más de 120.000 estudiantes no tenían donde estudiar, de manera que su administración tuvo que reconstruir y dotar más de 200 sedes educativas y construir 40 colegios oficiales nuevos. Con una inversión de más de 2 billones de pesos, esa administración logró mejorar la educación de más de 300.000 estudiantes. En contraste, para 2004 los colegios en concesión sólo atendían 25.000 estudiantes.

Estados Unidos: un mal modelo

Los colegios en concesión son una copia del modelo educativo estadounidense. A finales del siglo pasado, este país obtuvo pésimos resultados en las pruebas internacionales TIMMS y PISA, lo cual llevó al gobierno a reformar su sistema educativo.

Para comenzar, los estadounidenses convencieron al mundo de que invertir más en educación no necesariamente produce buenos resultados; el gobierno colombiano compró esta idea sin mayor discusión. En ese entonces, Estados Unidos invertía 7.000 dólares por estudiante en la educación oficial, mientras que Colombia gastaba menos de 1.000 dólares por niño. Actualmente Estados Unidos gasta 11.000 dólares por estudiante, mientras que Colombia se mantiene en la misma cifra del siglo pasado.  

La segunda decisión del gobierno estadounidense fue avanzar en la privatización de la educación oficial básica y media mediante los colegios en concesión (charter schools). Este modelo tenía dos propósitos: reducir costos y mejorar la calidad de la educación, lo que debería reflejarse mejores resultados en las pruebas internacionales.  

Sobre los costos, un estudio llevado a cabo por la Universidad de Harvard encontró que en 14 áreas metropolitanas de Estados Unidos los estudiantes de los colegios en concesión reciben en promedio 5.721 dólares menos por estudiante que las escuelas públicas tradicionales.

En cuanto a la calidad, aún no hay consenso sobre los resultados de los colegios por concesión. Sin embargo se puede decir que, después de 25 años, el sistema educativo de Estados Unidos sigue estando muy lejos del de otros países desarrollados. En las pruebas PISA de 2015 los estudiantes estadounidenses obtuvieron alrededor de 496 puntos en Ciencia, mientras que los japoneses lograron 538, los finlandeses 531 y los canadienses 528. En Matemáticas alcanzaron 420 puntos, mientras que los japoneses registraron 532, los suizos 521 y los canadienses 516. En Lectura obtuvieron 497 puntos, mientras que los coreanos lograron 517, los alemanes 509 y los canadienses 535. Según Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE, 40 puntos equivalen más o menos a un año adicional de escuela de los estudiantes.

Evidentemente, el modelo de educación básica y media de Estados Unidos es inferior al de Canadá y los países escandinavos, donde estos dos tramos de la educación son públicos, gratuitos y de buena calidad. Ahora bien, es innegable que la educación superior de Estados Unidos es una de las mejores del mundo, pero esto se debe a que el Estado invierte sumas gigantescas en este tramo educativo- y a que los costos de las matriculas se han disparado en las últimas décadas-.   

Actualmente, el modelo de colegios en concesión no existe en el sistema educativo canadiense, ni en el de los países escandinavos porque para sus gobiernos la salud y la educación son derechos al alcance  de cualquier ciudadano y sin importar sus condiciones socio-económicas. 

Como apunta Michael Mindzak , los colegios en concesión fracasaron en Canadá porque, pese a los esfuerzos de neoconservadores y neoliberales, los canadienses han apoyado permanentemente su sistema oficial de educación. Esto se debe a que, para ellos, la expansión y mejoría de la educación pública representa un compromiso continuo con los principios de equidad y justicia social.

Movilidad y transporte

Planos del Metro en Bogotá.
Planos del Metro en Bogotá.  
Foto: Secretaría Jurídica Distrital

Pero la incapacidad del alcalde  Peñalosa para negociar no se reduce al ámbito educativo. Se expresa  por igual en todos los contextos, y es especialmente notable en lo tocante a la movilidad y el transporte público.    

Pese a la inconformidad de muchos ciudadanos, Peñalosa insiste en inundar la ciudad con troncales de Transmilenio. Una de las razones principales de la inconformidad radica en que los buses utilizan motores diésel y por lo tanto producen altos niveles de contaminación.                             

Con el propósito de reducir la contaminación, el mundo entero está invirtiendo en energías limpias que reemplacen los motores diésel. Europa, por ejemplo, los prohibió recientemente. En contravía de esta tendencia ecológica, Peñalosa abrió una licitación para renovar los buses de Transmilenio con motores diésel. Sin lugar a dudas, esta decisión afectará seriamente la salud de los bogotanos.

Sin embargo, Peñalosa afirma que “estamos recuperando la salud de Bogotá”. El alcalde no entiende que la mejora de la salud y el cuidado de la tierra sólo son posibles con políticas solidas de educación, prevención y promoción. Para fortuna de la ciudad, hay algunos  concejales que denuncian los nocivos efectos que traerá esta licitación.

Por otra parte, Peñalosa rechazó los estudios que realizó la administración anterior para iniciar la construcción del metro subterráneo; con ello, botó más de 130.000 millones de pesos a la caneca. Actualmente, el distrito avanza en los diseños y preparación para construir el metro elevado –así varios estudios hayan concluido que uno mixto o subterráneo sería más adecuado para Bogotá-.

Tristemente, la arbitrariedad de Peñalosa impedirá que se tomen medidas que realmente beneficien a Bogotá y a sus ciudadanos. 

*Profesor universitario y asesor en temas educativos.

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Esta semana en Razonpublica