facebook   twitter   youtube 
Previous Next

Humedales en peligro de extinción

(Tiempo estimado: 1 - 2 minutos)

Fotos de Daniel Bernal, Sabina Rodríguez y Camilo Julio.

El Decreto 565 de 2017 “Por medio del cual se modifica la Política de Humedales del Distrito Capital contenida en el Decreto Distrital No. 624 de 2007, en relación con la definición de recreación pasiva y usos en los Humedales” es la piedra angular para iniciar las multimillonarias inversiones que planea hacer Enrique Peñalosa en varios humedales del Distrito. Este decreto desconoce la política nacional de humedales y permite la construcción de ciclorrutas, alamedas adoquinadas, cemento, luminarias, puente peatonales y un tipo de intervención nefasta que realizó Peñalosa durante su primera administración en humedales como Jaboque y Juan Amarillo y que fue detenida mediante la Polític Distrital de Humedales. Además no contó con espacio de participación ciudadana para su expedición ni fue socializada con la Mesa Distrital de Humedales, el Distrito justificó la socialización con la publicación durante 5 días en una página web.

La mayoría de los humedales están muriendo de sed y por entradas de aguas contaminadas pero Peñalosa pretende construir obras duras y recreativas multimillonarias dentro de ellos.

La Bicitón paso por la Secretaría de Ambiente, el humedal El Salitre y el Juan Amarillo dónde se evidenció las pésimas intervenciones que realizó Peñalosa en el sector alto en que convirtió el humedal en una piscina de cemento para deportes náuticos arrasando con toda la biodiversidad del lugar. En comparación visitamos la Chucua de los Curies vecina de la "piscina" y que no fue tocada por esas intervenciones, un lugar con alta biodiversidad de fauna y flora, incluida la tingua bogotana en grave peligro de extinción.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Esta semana en Razonpublica